-La sobreexplotación de las canteras para obtener arenas y gravas para fabricar hormigón supone uno de los grandes desafíos ambientales. 

-La comunidad científica busca desde hace años la manera de elaborar hormigón sin esquilmar la corteza terrestre. 

-Dos equipos de investigación de la Universidad de Córdoba en colaboración con la Universidad de Navarra han trabajado juntos para conseguir un material igual de resistente y duradero.

-Ellos han conseguido fabricar un hormigón autocompactante sustituyendo recursos naturales por residuos procedentes de la combustión del carbón. 

-Los investigadores utilizan las cenizas de las centrales termoeléctricas en lugar de  losmateriales de las canteras.

-En el estudio han analizado las cenizas y el producto final. 

La conclusión es que el hormigón producido así tiene las propiedades adecuadas para usarlo en la construcción de edificios. 

-Las cenizas volantes se acumulan en las fábricas sin utilidad ninguna y su destino final son vertederos controlados. Este estudio abre la oportunidad de darle otro uso a las las centrales termoeléctricas de carbón.

-Con este nuevo hormigón está previstofabricarotros elementos como vigas, soportes o elementos de forjados. 

 

Publicado en Lectura Fácil

Un equipo de investigación de la Universidad de Córdoba en colaboración con la Universidad de Navarra logra sustituir recursos naturales por residuos de centrales termoeléctricas en la elaboración de hormigones de uso estructural y demuestra que tiene las mismas cualidades para la construcción.

La sobreexplotación de las canteras para obtener arenas y gravas para la fabricación de hormigón supone uno de los grandes desafíos ambientales del momento. Aunque lo parezcan, las piedras no son infinitas. Por eso, la comunidad científica busca desde hace años la manera de elaborar hormigón sin esquilmar la corteza terrestre. Y lo hacen enfocando el problema desde diferentes perspectivas. Es el caso de dos equipos de la Universidad de Córdoba que han trabajado juntos para conseguir un material igual de resistente y duradero, pero más sostenible. Lo han hecho químicos e ingenieros de la mano.

Publicado en Física y Química